La confesión negativa y su aplicación en la magia.

Autor : Nagash (wiccanos.com)

“Las 42 confesiones negativas” o, simplemente, la “confesión negativa”, representa precisamente eso, 42 confesiones que el difunto debía manifestar ante los dioses cuando era presentado por Anubis en el juicio de los muertos. El tribunal era presidido por Osiris, Isis, Neftis y 42 deidades, cada una representante de las 42 regiones de Egipto. En síntesis el difunto confesaba y estos cuarenta y dos dioses escuchan la declaración del difunto, una declaración de inocencia que consistía en proclamar una serie de sentencias formuladas negativamente, una “confesión negativa”, que abarcaba todo aquello “castigado” o moralmente reprobado por la sociedad egipcia del momento y que concernía todo tipo de aspectos, desde el asesinato, pasando por las transgresiones religiosas e incluso lo que podríamos denominar como “normas” de convivencia social. Tras esto su corazón era pesado en la balanza de Maat, colocando como contrapeso una pluma (algunos indican que es de avestruz). Si su corazón pesaba menos o lo mismo que ésta, el difunto pasaba a vivir eternamente en Amenti. Si por el contrario pesaba más, éste era devorado por el dios Sobek.

Esta acción se llevaba a cabo en la sala de las Dos Maat, de las Dos Verdades o la sala de la Doble Maat. Referencias a este juicio las encontramos ya en los textos de las pirámides. Cuando el Libro de los Muertos empezó a tomar importancia como guía que los difuntos debían seguir para llegar al más allá, la “confesión negativa” ocupará entonces el capítulo 125 del mismo.

De alguna forma podríamos considerar este texto como primero una plegaria y, posteriormente una purificación, ya que en un primer lugar hace referencia a una deidad para posteriormente decir la confesión correspondiente. También puede tomarse como una forma que se tuvo de unificar todo Egipto bajo la religión. A continuación transcribo aquí “la confesión negativa”:

Cita:
1. Oh “caminante” que viene de Heliópolis, no he obrado con falsedad.
2. Oh “quien abraza la llama” que viene de Kher-aha, no he robado.
3. Oh “el de la nariz” que viene de Khmun, no he guardado rencor ni creado enemigos donde no los había.
4. Oh “tragadora de la sombra” que viene de Qernet, no he asesinado.
5. Oh “terrible de rostro” que viene de Rosetjau, no he desobedecido requerimientos (Esta afirmación en jeroglíficos tiene una segunda interpretación, y es: “No he desobedecido ofrendas necesarias”. Se refiere a honrar a los muertos, realizar ofrendas para satisfacerlos, por lo tanto se está diciendo que no se desoyó ese deber)
6. Oh “par de leones” que vienen del cielo, no he distorsionado el discurso.
7. Oh “cuyos ojos están en llamas” que viene de Sauty, no he robado nada que pertenezca a Netjer.
8. Oh “la furibunda” que avanza y retrocede, no he dicho mentiras.
9. Oh “rompedor de huesos” que viene de Neni-Nisut, no he robado ofrendas.
10. Oh “llama brillante” que viene del templo de Ptah en Menfis, no me he degradado ni desagradado a mí mismo.
11. Oh “el de la caverna” que viene del Oeste, no he fornicado con menores (Ha sido mal traducida apareciendo como “no he sido homosexual” en diferentes publicaciones, cuando en realidad textualmente significa “no he tenido sexo con niños que se dedican a la prostitución”)
12. Oh “el blanco de dientes” que viene desde Fayun, no he sido corrupto.
13. Oh “el que se nutre de sangre”, que sales de la sala de sacrificio. No maté ningún animal sagrado.
14. Oh “el de los pies calientes” que viene del amanecer, no me he lastimado a mí mismo con mentiras.
15. Oh “señor de la verdad” que viene del lugar de la matanza, no he sido usurero del grano.
16. Oh “errante”, que sales de Bubastis! No me entrometí en cosas ajenas.
17. Oh “señor de Maat” que viene de la Sala de las Dos Verdades, no he divulgado secretos.
18. Oh “el que camina hacia atrás” que viene de Per-Bast, no he confundido.
19. Oh “ganso que viene de Heliópolis”, no he discutido sin razón.
20. Oh “el maligno” que viene de Ity, no he copulado con la esposa de otro hombre.
21. Oh “serpiente ardiente” que viene del lugar de la ejecución, no he copulado con la esposa de otro hombre.
22. Oh “el que mira por sobre sus ofrendas” que viene de la casa de Min, no he tenido sexo indiscriminado e insensible.
23. Oh “jefe de los grandes dioses” que viene de Yam, no he aterrorizado a las personas.
24. Oh “el derrocador” que viene de Qis. No transgredí nada.
25. Oh “el que enlaza el discurso” que viene de la inundación, no me he consumido a mí mismo por odio.
26. Oh “el joven” que viene de Wabui, no he sido negligente para con Maat.
27. Oh “el cubierto” que viene de las nubes, no he causado sufrimiento o tristeza.
28. Oh “el que trae sus ofrendas” que viene de Sau, no he sido rencoroso.
29. Oh “el que prevee el discurso” que viene de Wensy, no he causado tumulto y/o conflictos.
30. Oh “señor de los rostros” que viene de Nedjfet, no he sido impaciente.
31. Oh “acusador”, originario de Utjenet. No transgredí mi condición de encolerizarme contra dios.
32. Oh “Señor de los dos cuernos” que viene de Sauty, no he hablado de más.
33. Oh “Nefertum”, que viene de Het-ka-Ptah, no me he llevado hacia el mal, no he hecho el mal.
34. Oh “Tem-sep”, que sales de Busiris! No insulté al rey.
35. Oh “el que trabaja en su corazón” que viene de Tjebu, no he pisado el agua.
36. Oh “golpeador del agua” que viene del Nun, no he exaltado mi propia voz.
37. Oh “Regidor de los hombres”, que sales de tu Residencia. No blasfemé contra dios.
38. Oh “Procurador del bien”, que sales de Huy. No me comporté con insolencia.
39. Oh Neheb-kau, que sales de la Ciudad. No hice excepciones en mi favor.
40. Oh “el de la cabeza santa” que viene de su altar, no he malversado las tortas ofrendadas.
41. Oh In-dief, que sales de la Necrópolis. No calumnié a dios en mi ciudad.
42. Oh “el de colmillos blancos” que viene de la ciudad del lago, no he matado el rebaño divino.

A continuación pongo una tabla que indica más precisamente la deidad a la que se refiere en concreto, la región de Egipto y el “pecado”:
(Perdonad pero cree este archivo primero en word y no se pegan aquí las tablas… puf… jeje, pero bueno, esta organizado tal como se ve en la primera fila: Epigrafe, Deidad a la que se refiere (si la hubiese o se conociese), lugar de donde proviene y pecado que juzga):

Epígrafe Nombre del dios Ciudad o lugar Asociado. Crimen que juzga.
1. Caminante. Ra. Heliópolis. Falsedad.
2. El que abraza la llama. Hapy. Kher-aha. Robo.
3. El de la nariz. Thot. Khmun. Pillaje/ Rapiña.
4. Tragadora de sombra. Ammyt. Qernet Asesinato.
5. Terrible de rostro. Rosetjau. “No oír a los dioses”
6. Par de leones. Shu y Tefnut. El cielo. Destrucción de comida.
7. El de los ojos de fuego. Upuaut. Letópolis. Robar a los dioses.
8. La furibunda Uareus (Ojo de Ra). Khetkhet. Mentir
9. Rompedor de huesos. Haroeris. Herakleópolis. Robar ofrendas.
10. Llama brillante. Sekhmet. Menfis. Infravalorarse.
11. El de la caverna. Osiris. Occidente. Pederastia.
12. Blanco de dientes. Sobek. Fayum. Corrupción.
13. El que se nutre de sangre. Casa de sacrificio. Matar a un toro sagrado.
14. El de los pies calientes. Set en su faceta “positiva” que lucha contra Apofis. Casa de los Treinta. Perjurio.
15. Señor de la verdad. Maat. Lago Mariut. Robar pan.
16. Errante. Horus de Hekenu. Bubastis. Escuchar a escondidas.
17. Señor de Maat. Thot. Heliópolis. Cotillear.
18. El que camina hacia atrás. Andyety. Andyet. Malinterpretar deliberadamente.
19. Ganso que viene de Heliópolis. Bennu. Heliópolis. Discutir.
20. El maligno. Apofis. Sala del Juicio. Adulterio.
21.Serpiente ardiente. Apofis. Sala del Juicio. Adulterio.
22. El que mira por sus ofrendas. Min. Templo de Min. Lujuria.
23. Jefe de los grandes dioses. Horus. Imu. Atemorizar.
24. El derrocador. Haroeris. Huy. Transgredir.
25. El que enlaza el discurso. Ueryt. Odiar/ Ser muy temperamental.
26. El joven. Herymaat. Heqa-andy. No atraer la verdad.
27. El cubierto. Amon. Uenes. Causar disturbios.
28. El que trae sus ofrendas. Heka. El lugar secreto. Rencor/ engañar.
29. El que prevee el discurso. Forma local de Set. Wensy. Hacer mal.
30. Señor de los rostros. Horus Nedyefet. Impaciencia.
31. Acusador. Uetyenet. Dañar la imagen de una deidad.
32. Señor de los dos cuernos. Asyut. Charlatanería.
33. Nefertum. Nefertum. Menfis. Malos actos/ actuar con maldad.
34. Tem-Sep Osiris. Busiris. Conjurar contra el rey o la autoridad.
35. El que trabaja en su corazón. Tyebu. Contaminar o derrochar agua.
36. Golpeador del agua. Num/ el abismo. Hablar con soberbia.
37. Regidor de los hombres. La casa, el hogar. Blasfemar contra los dioses.
38. Procurador del bien. El nomo harpón. Ser insolente.
39. Procurador de los poderes. Las ciudades. Tratarse de forma diferente.
40. El de la cabeza santa. La caverna. Robar ofrendas.
41. El que da y recibe. Necrópolis. Blasfemar.
42. El de los colmillos blancos. Heryshef Heracleopolis. Dominar/ matar a animales sagrados.

Antes de nada indicar que en las diferentes fuentes encontrareis diferentes traducciones. Yo para este artículo he pretendido conciliar tres, lo que ha sido una ardua tarea, jeje.

Como podemos observar no he incluido deidad asociada en todos ellos. Esto se debe a que no siempre se encuentra la deidad correcta, ya que no suelen especificar el nombre concreto en ninguna confesión. Por otro lado hay deidades que se presentan repetidas. Esto es muy simple, ya que algunos dioses eran deidades locales en diferentes regiones en sus diferentes facetas. Aunque las confesiones 20 y 21 dicen cosas aparentemente diferentes se indica que ambas hacen referencia a Apofis, se desarrollan en el mismo lugar y se refieren a lo mismo. Se cree que esto se debe a que el adulterio era el delito más castigado en Egipto, de ahí la necesidad de repetirlo.

No hay que hacer muchos esfuerzos para deducir que estas 42 confesiones negativas son muy similares a los 10 mandamientos presentados por Moisés. Otra vez este profeta judeo-cristiano queda mezclado con las tradiciones egipcias, pudiéndose deducir de ello que los 10 mandamientos fueron recreados a partir de este texto.

El texto propone una forma ritualística relacionada directamente con el inframundo. Quizás nos preguntemos entonces como si no trabajamos con el inframundo podamos acoplar este texto a nuestra práctica mágica diaria. Pues bien, ahora intentaré exponer este concepto.

Lo primero que tenemos que precisar es que si trabajamos con magia egipcia debemos tener en cuenta que “el mago ha de ser justo de voz” (Maa Jeru), ya que al igual que los dioses habían creado el mundo nombrando todas las cosas, la palabra del mago funcionaba de la misma manera (a imagen y semejanza de las deidades). La palabra debía estar conformada por Maat, de modo que esa palabra justa era creadora y daba vida. Así una forma de usar estas confesiones para la magia es leerlas, de forma que el mago sea purificado con las acciones que no ha cometido. En otras palabras, el mero hecho de leerlas implica una purificación.

Algunas ordenes mágicas, no obstante, han creado una forma más “rápida” de usar esta purificación ritual que, además, no compromete la energía de tantas deidades (42 en concreto). A continuación transcribo dos de diferentes corrientes:

Cita:
¡SALVE, GRAN DIOS, SEÑOR DE LA VERDAD Y LA JUSTICIA!
Heme ante Ti, Dueño Mío, Trajéronme para ver tus bellezas…
Traigo conmigo la Verdad…
NO HE COMETIDO iniquidad contra los hombres.
NO HE OPRIMIDO a los pobres.
NO HE FORZADO al trabajo a ningún hombre libre, más alá de lo que él mismo buscara.
NO HE DELINQUIDO.
NO HE COMETIDO lo que es abminación para los Dioses.
NO HE SIDO causa de que el esclavo fuese maltratado por su amo.
NO HICE PADECER HAMBRE.
NO HICE LLORAR a ningún hombre.
NO HE ASESINADO a nadie.
NO HE TRAICIONADO a ninguno.
NO HICE MENGUAR en un ápice las provisiones del Templo.
NO ECHE A PERDER el pan de ofrenda a los Dioses.
NO LLEVE A CABO ningún acto carnal dentro del sagrado recinto del Templo.
NO FE BLASFEMADO.
NO FALSIFIQUE el peso de la Balanza.
NO HURTE la leche de la boca de los niños.
NO HE APRESADO con redes las aves de los Dioses.
SOY PURO, SOY PURO, SOY PURO.
Cita:
“¡Salve, dios grande, Señor de la Verdad y de la Justicia, Amo poderoso: heme aquí llegado ante ti! ¡Déjame pues contemplar tu radiante hermosura! Conozco tu Nombre mágico y los de las cuarenta y dos divinidades que te rodean en la vasta Sala de la Verdad-Justicia, el día en que se hace la cuenta de los pecados ante Osiris; la sangre de los pecadores, lo sé también, las sirve de alimento. Tu Nombre es: “El-Señor-del-Orden-del-Universo-cuyos-dos-Ojos-son-las-dos-diosas-hermanas”. He aquí que yo traigo en mi Corazón la Verdad y la Justicia, pues he arrancado de él todo el Mal. No he causado sufrimiento a los hombres. No he empleado la violencia con mis parientes. No he sustituido la Injusticia a la Justicia. No he frecuentado a los malos. No he cometido crímenes. No he hecho trabajar en mi provecho con exceso. No he intrigado por ambición. No he maltratado a mis servidores. No he blasfemado de los dioses. No he privado al indigente de su subsistencia. No he cometido actos execrados por los dioses. No he permitido que un servidor fuese maltratado por su amo. No he hecho sufrir a otro. No he provocado el hambre. No he hecho llorar a los hombres, mis semejantes. No he matado ni ordenado matar. No he provocado enfermedades entre los hombres. No he sustraído las ofrendas de los templos. No he robado los panes de los dioses. No me he apoderado de las ofrendas destinadas a los Espíritus santificados. No he cometido acciones vergonzosas en el recinto sacrosanto de los templos. No he disminuido la porción de las ofrendas. No he tratado de aumentar mis dominios empleando medios ilícitos, ni de usurpar los campos de otro. No he manipulado los pesos de la balanza ni su astil. No he quitado la leche de la boca del niño. No me he apoderado del ganado en los prados. No he cogido con lazo las aves destinadas a los dioses. No he pescado peces con cadáveres de peces. No he obstruido las aguas cuando debían correr. No he deshecho las presas puestas al paso de las aguas corrientes. No he apagado la llama de un fuego que debía de arder. No he violado las reglas de las ofrendas de carne. No me he apoderado del ganado perteneciente a los templos de los dioses. No he impedido a un dios el manifestarse. ¡Soy puro! ¡Soy puro! ¡Soy puro! ………”

_____________________________________________________________

Si en su defecto no nos convence ninguna estas nada nos prohíbe generar la propia o, en su defecto, utilizar una de las traducciones originales. Eso sí, debemos leerla antes de utilizarla, ya que es muy probable que ellas se contradigan a nuestra forma de pensar actual o la traducción sea mala. Conviene ver varias opciones y, sobre todo, entenderlas, para no solo decir, sino también sentir lo que se quiere expresar. De ésta forma la purificación será mas concreta.
Algunas corrientes, como es el caso del Kemetismo Ortodoxo, animan no sólo a usar estas purificaciones antes de un ritual, sino que a leerlas a diario, conocerlas y aplicarlas en la vida diaria, con el fin de traer Maat a nuestras vidas. Leerlas todas las mañanas nos anima a reafirmarlas y usarlas en las situaciones que nos encontremos, por lo que esa sencilla práctica nos ayudará muchísimo en nuestro desarrollo espiritual y mágico. Otra cosa que podemos hacer es imprimirlas en un folio o escribirlas a mano y dejarlas sobre el altar como “ofrenda”, pidiendo a las deidades que nos “ayuden” a llevarlas a cabo.

_____________________________________________________________
Fuentes.

- Castel, Elisa, Gran diccionario de Mitología Egipcia, Madrid. Ed. Aderabán, 2002.
- Heydeman, Eryl, “Que se entiende por el concepto Ma’at”, en Instituto de estudios del Antiguo Egipto [en línea] www.institutoestudiosantiguoegipto.com.
- S/A, “La confesión negativa”, en HistoriaWeb [en línea], http://perso.wanadoo.es/historiaweb/
- S/A, “La confesión negativa en la religión Egipcia”, en Logia Discípulos de Pitágoras [en línea], http://memphismisraim.netfirms.com.
- Soria Trastoy, Teresa, “La sala de la doble Maat”, en Egiptomanía, [en línea], http://www.egiptomania.com.
- Tadagyt-er-Ra, “Las 42 purificaciones de la psicostásis negativa”, en Kemet Resy [en línea], http://siathethert.wordpress.co